No más Paraísos Fiscales


paraisos-fiscales
Leía recientemente cómo los oligarcas chinos amasan grandes fortunas que escapan al fisco del país al que dicen gobernar y servir. Esos miles y miles de millones de dólares se encuentran opacos, principalmente, en las Islas Vírgenes Británicas, un paraíso fiscal del Caribe. Se trata de cuarenta pequeñas islas que albergan más de un millón de empresas.

Por otro lado, hemos escuchado que los siete gigantes de Internet (Google, Apple, Amazon, Facebook, Ebay y Microsoft) pagan en España sólo un millón en impuestos.

A estos casos podíamos añadir otro, como por ejemplo, que la Nueva Rumasa operaba desde Belice (uno de los paraísos fiscales más opacos) y es allí donde se presume que residen los fondos de quienes, fiándose de la familia Ruiz Mateos, suscribieron los títulos que emitió dicha familia antes de declararse en concurso de acreedores (calcularlos su caso 200 millones de euros)

¿Qué tienen en común los ejemplos citados? Que ponen de manifiesto que el poder corrupto sigue interesado en que sigan existiendo esas estructuras que les sirven de escudo protector a sus prácticas ilegales y deshonestas.

Se calcula que existen opacos en estas estructuras off-shore entre 20 y 30 billones de dólares (sí, sí, con “b” de burro)

¿Se imaginan los efectos del desmantelamiento de estas estructuras -aunque fuera progresivo- sobre la economía en general y, sobre todo, sobre las arcas públicas de los gobiernos (prácticamente diezmadas tras estos años de crisis)?

No sólo se conseguiría una mayor tributación (soportada por quienes más tienen) sino sobre todo una redistribución de la riqueza, ya que esos fondos se incorporarían a las economías reales y transparentes, generando efecto multiplicador sobre las mismas. Por otro lado, su desaparición impediría que los futuros delincuentes carecieran de protección y serían fácilmente perseguibles sus actos delictivos.

Por todo ello, ¿a qué esperamos para reivindicar: “no más paraísos fiscales”?

Se Sociable, Comparte!
Social tagging:

Deja un comentario