¿Preferentes?


articulo Ausencia de liderazgo

¿Preferentes? ¡Qué contradicción el nombre con la realidad subyacente!

Sucede que la ingeniería financiera no tiene límites. Nos olvidamos probablemente de las subprime, cuando nos encontramos con otro producto tóxico, obra de la ingeniería, no menos seductor: las preferentes.

Recientemente preguntaba a un buen amigo catedrático de derecho mercantil por el verdadero concepto de “las preferentes”. Su respuesta: encogerse de hombros.

Parecen ser títulos de deuda perpetua (según Elvira Rodríguez, presidente de la CNMV) pero lo cierto es que ni siquiera muchos de los empleados de las entidades que las comercializaban en masa conocían su auténtico concepto.

El caso es que, atraídos por su rentabilidad, han caído presos de dichos títulos varios cientos de miles de personas, la mayoría ahorradores.

¿Dónde reside la actitud reprochable en este asunto? Sencillamente, en la codicia de quien crea el producto y da instrucciones para su comercialización masiva.

¿Cómo si no le van a empaquetar a un abuelete o a un menor de edad este tipo de activo no apto ni siquiera para un experto financiero?

El boom de la comercialización coincide con la sequía de recursos de las entidades financieras. Por ello, se crea el activo y se manda captar conejillos sin escrúpulo alguno.

Las sentencias que vamos conociendo vienen a decir que los inversores carecían del consentimiento necesario para adquirir activos tan complejos y que nunca pensaban que estaban adquiriendo riesgo por ello. Si se declara nulo el consentimiento por error, la consecuencia es la falta de validez de los acuerdos firmados y la consiguiente restitución de las aportaciones.

El Banco Santander nos ha privado a todos de conocer en breve la doctrina del Tribunal Supremo acerca de las preferentes -¡qué casualidad ahora que se pretende hacer comulgar con el arbitraje!-, al desistir de su recurso ante el Alto Tribunal.

Ahora bien, el asunto se le está yendo a la Administración de las manos (piénsese que Bankia -intervenida por el FROB- tiene unos 200 mil afectados)

Por ello, se han buscado vías (arbitraje) para evitar un nuevo colapso de tribunales y unas más que severas pérdidas añadidas a las entidades financieras ya intervenidas (imagínense que fruto de las resoluciones que se dicten, haya que volver a pedir más dinero a Bruselas para volver a recapitalizarlas)

Dicho todo lo anterior, me corroe una duda: ¿quedarán impunes otra vez los ingenieros que no sólo crearon este producto, sino que -desde las estructuras piramidales que son las entidades financieras- impusieron su comercialización sin escrúpulos?

Decía recientemente René Passet (uno de los pocos economistas que alertó de la actual crisis económica) que “cuando el valor supremo de la sociedad es el enriquecimiento rápido, la economía deja de ser un instrumento para la sociedad. El dinero que fluctúa, gracias a la libre circulación de capitales, se ha concentrado por encima de la cabeza de los Estados y hoy es un poder mucho más fuerte que la política”.

¿Cuánto tendremos que esperar para que un nuevo producto tóxico se ponga en circulación para el engorde de unos pocos a cuenta de una clase media cada vez más diezmada?

Se Sociable, Comparte!

2 Responses to ¿Preferentes?

  1. Francisco Viyuela dice:

    Hola Fernando,

    Te doy mi opinión sobre las preguntas que haces:
    Los ingenieros que crearon estos productos, sugirieron su comercialización y los autorizaron van a quedar impunes ya que los encargados de perseguir este tipo de malas prácticas son los mismos que las impulsaron, el Banco de España y la CNMV. Las preferentes surgieron de ellos, no de las entidades financieras. Dentro de las entidades financieras tampoco se están haciendo ni se esta estudiando hacer ningún cambio en el proceso de comercialización de productos financieros que proteja al inversor. Se ha hecho unos cambios en cuanto a los documentos que se firman cuyo resultado es proteger a las entidades comercializadoras frente a demandas legales pero no para proteger al cliente.

    Ya hay varios productos tóxicos que se están comercializando, con la autorización otar vez de la CNMV y el Banco de España. Los CFDs, contratos por diferencia, que son productos iliquidos con apalancamiento financiero, los ETF’s de replicación sintética y varias de sus variantes (cortos, apalancados) y los canjes que están haciendo varias entidades financieras de preferentes y otros productos tóxicos por deuda subordinada de la misma entidad financiera que sigue siendo un producto tóxico e inadecuado para inversores no profesionales.

  2. fgg dice:

    Muchas gracias Paco por tu seguimiento y por tus sabios consejos. Sabes que tengo como referente en todo lo relativo a productos financieros. ¡Que nombres esos que se utilizan (CFDs, ETF’s)!
    Cuanto mas raros más miedo me dan.

    Fernando

Deja un comentario